Sobre las nueve y cuarto de este jueves, un apagón ha dejado a parte de la capital vallisoletana y otras zonas sin luz. Localidades limítrofes como Arroyo de la Encomienda o Zaratán también han sufrido los cortes.

El caos en las empresas y negocios, y sobre todo en la circulación, se ha hecho notar con rapidez. Servidores que no funcionaban a primera hora en la oficina, el router que no tardaba de encenderse…

La policía municipal se ha puesto en marcha a los pocos minutos, lo que ha permitido que este suceso haya quedado en una anécdota y sin incidentes. Las localidades cercanas, no obstante, sí que han tenido que arreglárselas sin que nadie mediase en la circulación.

Todavía a las once menos diez de la mañana, la red eléctrica ha sufrido pequeños cortes mientras se subsanaban los problemas de la red.